domingo, 30 de agosto de 2015

¡ VIVA LA AMISTAD !


                                           ¡ VIVA NERVA !    ¡ VIVA SAN BARTOLO !
                     
                   Alegria indescriptible la que vivimos, en esa maravillosa experiencia, que estuvo
                   anunciada como "reencuentro", pero que entre todos, logramos que se convirtiera
                   en algo más que una cita, que por cierto, nos debia el tiempo.
                   Entre abrazos interminables, sinceros, de los que refortalecen el sentimiento de amis-
                   tad que nos une, sin muchas palabras de por medio, ni tan siquiera las necesarias. 
                   Las miradas suplian, y de que manera, lo que en esos momentos, no te deja expresar
                   la voz. Demasiados sentimientos encontrados y acumulados. Tus ojos hacian las
                   preguntas, y de los que tenias enfrente, provenian las respuestas. ¿ Puede haber con-
                   versación más sincera ?. 
                   Cuanto tiempo transcurrido en el calendario, pero a la vez, que poco habia corrido
                   el reloj, en nuestras mentes, donde los recuerdos, los buenos momentos, surgian por
                   todos los rincones, y lo que más se repetia era: ¿ te acuerdas de....?,y tras el sonido
                   de las risas, se escuchaba, " como no me voy a acordar ".
                   Féliz de haber recuperado, algo de lo que nunca tuve dudas, pero que el tiempo y la
                   distancia, parecian empeñados en negarlo.
                   Momentos inolvidables los vividos en estos, para mi, cortos dias, pero de una intensi-
                   dad indescriptible. Dignos de ser añadidos al "album" de nuestros recuerdos, para poder
                   disfrutarlos en cualquier momento,  y que perduren en el tiempo.
                   Gracias a la tierra, que nos vió nacer y partir. Testigo presencial de nuestra adolescencia,
                   y que se ha convertido, de nuevo, en epicentro y lugar de reencuentro, de tantos senti-
                   mientos compartidos. Por eso, desde lo más adentro, me sale: ¡ VIVA NERVA !  ¡ VIVA
                   SAN BARTOLO !.
                   Y por supuesto un grito, que este sí, sale del corazón : ¡VIVA LA AMISTAD!
                   Un abrazo sincero, sin que sirva de despedida, para los presentes, los ausentes, y para
                   los que desgraciadamente, ya no están entre nosotros.
             
           

                   
                  
                  








sábado, 15 de agosto de 2015

ESTE AÑO, EL DIA 21, "SAN BARTOLO"







ESPERADO  REENCUENTRO
( A mi amiga Luisina)        
                              El hormigueo comienza a aparecer cuando se acerca la fecha señalada, por
                              arte y magia, que una amiga en común, ha querido que muchos la hayamos
                              marcado en rojo y con mayuculas en el calendario.
                              Por las casualidades con las que, a veces, nos sorprenden las redes sociales,
                              creo que se va a hacer realidad algo que todos hemos pensado alguna vez,
                              pero que por multitud de circunstancias, no se habia llevado a cabo. Yo se
                              lo achaco más al tiempo. Ese que a su paso, dicen, lo borra todo. Pero hay
                              casos, y este es uno de ellos, en que el efecto es contrario, y en nosotros, lo
                              que ha conseguido, es aumentar la añoranza de los recuerdos y de los mo-
                              mentos inolvidables que vivimos juntos. Corto espacio en el tiempo, pero inten-
                              so y sincero. Nuestra amistad era afecto personal, puro y desinteresado, que
                              no ha podido, ni podrá borrar el paso de los años.
                              Siento rabia contenida, porqué mi pensamiento está con los que, desgraciada-
                              mente, ya no están entre nosotros. ¡Y qué, coño!, deberian de estar, por dere-
                              cho propio.
                              Tristeza por los que querrian estar, pero que las circunstancias, no se lo van a
                              permitir. Aún, sin no asistir, estarán. Algunos llevamos más de cuarenta años
                              sin vernos, y no va a ser su "no presencia", motivo de que no esten ese día
                              con nosotros.
                              Así, que mientras llega el día señalado, me he atrevido a expresar, muy somera-
                              mente, lo que, a buen seguro, tendremos ocasión de revivir, cuando nos tenga-
                              mos frente a frente, y el abrazo desprenda todo lo que el tiempo nos ha robado.
                              Desde aquí, mi abrazo anticipado a todos. ¡Y hasta muy pronto!
                              Este año, para algunos, el dia veintiuno de Agosto....será San Bartolo.
                        
                              
                             
                             

                              

sábado, 8 de agosto de 2015

EL AMOR DE MI VIDA.

                                     
                                   A ELLA, EN NUESTRO CUARENTA ANIVERSARIO

                          Aunque estamos en periodo vacacional, y me habia prometido no escribir,
                          pues la mente también requiere su merecido descanso, no he podido evitar
                          la tentación de ponerme delante del teclado. La fecha es importante en mi
                          vida. No todos los dias son aniversario de boda, y hoy, ocho de Agosto, es
                          fecha para mi, señalada en el calendario.
                          Siento admiración y respeto, hacia la persona que quiero, y con la que en su
                          dia elegí para compartir mi vida. Apoyo incondicional, en los momentos difi-
                          ciles, sin el cual, posiblemente no hubiese sido capaz de superar. Siempre ha
                          estado, siempre está ahi, y porqué no, me voy a atrever a decirlo, creo que
                          siempre estará.
                          Cuando se tienen dieciseis años, miras a una chica a los ojos, y sientes un cos-
                          quilleo en la barriga, que te hace estremecer, hasta el punto de sonrojar, y no
                          poder articular palabra, es la más maravillosa de las sensaciones.
                          Y yo lo sentía, cada vez que la miraba. Y ahora entran los miedos.¿ Que le
                          digo, y como se lo digo?.¡ Marvillosa ignorancia, de la edad!. Pero sobre todo
                          miedo, a no ser correspondido.
                          Se disiparon los temores. El "cosquilleo", era mutuo. No se puede expresar con
                          palabras, lo que se siente en ese momento. De la tierra, al cielo, en cuestión de
                          segundos. El destino, acababa de unirnos.
                          Y tras más de cuarenta años, caminando de la mano, sigo teniendo las mismas
                          sensaciones, que cuando la conocí.
                          Ayer, sentados en una terraza, charlando tranquilamente, sin saber la razón, le
                          pregunté: ¿He sido yo, el amor de tu vida?. A lo cual me respondió: Totalmente.
                          Y no me devolvió la pregunta.¿ ? Así, que ahora, como ya he teminado de de-
                           partir con ustedes, y tras desearos toda la felicidad del mundo, iré a responderle
                           a la pregunta que no me hizo.